mail.google.com

Un sueño por realizar... un día de estos. (II)

Foto: Keiter Castillo

 

El sueño continúa. Año 2007

La Casa del Joven Creador de Camagüey ha dado un salto cualitativo. Su membresía crece y ello se debe al prestigio ganado por la organización de los jóvenes artistas a lo largo de sus veinte años cumplidos de existencia. El trabajo de sus afiliados, respaldados por la experiencia y el dinamismo de los fundadores y miembros de honor, su sentido de pertenencia que no claudica, convoca los más importantes eventos del arte nuevo del país.

El Almacén de la Imagen, nacido en los 80 al calor del entusiasmo de Luciano Castillo y ahora liderado por Reynaldo Pérez Labrada, se erige en el rostro del audiovisual alternativo realizado por jóvenes. La Cruzada Literaria, cuya piedra angular es la escritora Yoandra Santana, es ya el más importante evento de los poetas y narradores. Reynaldo Rodríguez se desgasta por sacar adelante el festival de trova joven Trovailesa, de efímera existencia. El rock adquiere voz en el festival Sonidos de la Ciudad, uno de los más abarcadores de la isla.

Es esta la época de eclosión de El cuero y el bocabajo, espacio pensado para enfrentar el mal gusto de forma inteligente y simpática. El grupo Rumbatá, de Wilmer Ferrán, y la compañía flamenca Andarte, dirigida por Nelson Domínguez, brotan de las filas de la AHS. La compañía Teatro del Viento, capitaneada por Freddys Núñez Estenoz, tiene plena membresía en la organización de los jóvenes artistas. El Ballet Folklórico y el Ballet de Camagüey están llenos de asociados. Empieza a dar sus pasos la compañía Endedans, cuya directora, Tania Vergara, es también asociada. Ha surgido la productora de audiovisuales Luz Joven.

Un proyecto insignia, Golpe a Golpe, soñado por Yunielkis Naranjo, desde diciembre del pasado 2006 se encarga de andar toda la geografía agramontina para llevar el arte a esos sitios donde el diablo perdió la cola y a donde nadie, salvo ellos, quiere ir. Son artistas a quienes nada arredra: ni mosquitos, ni  fango, ni temporales, caminos maltrechos, comida escasa o la falta de recursos.

Tan grande es el trabajo, que el zapato −léase espacio físico− le aprieta cada vez más a la Asociación. La estrechez constriñe a los jóvenes artistas y los hace inquietarse porque están debiendo emigrar a otras instituciones donde, por solidaridad, se les presta un rinconcito.

Tres soñadores echan a volar sus ganas, y un montón de incrédulos les conmina para que se bajen de la nube y vuelvan a la realidad, como canta el bolero; pero a ellos no les importa. El trovador Reynaldo −en esa época vicepresidente−; Mariela, escritora, miembro de honor y fundadora, y Wilfredo Rodríguez, arquitecto y también miembro de honor, recorren la planta baja. Se espeluznan ante las paredes mohosas y las rinconeras sin uso ni beneficio, seguidos por las miradas aviesas de los trabajadores del INDER, que murmuran a sus espaldas.

Cada recinto de aquella otrora Bolera Casino cobra ante su imaginación nuevas dimensiones. Aquí, un anfiteatro; en este espacio amplio, un área de alojamiento. Aquel local está que ni pintado para transformarlo en laboratorio de música electrónica. Cuando la tienda no esté, se instará el navegador. Ese otro sitio  puede convertirse en estudio de televisión para los realizadores. Donde hacen aeróbicos cabe el salón de ensayos, o quizá un estudio de grabaciones musicales. Este rincón discreto será una sala de videos y conferencias… Es necesario pensar también las áreas de servicio y las oficinas para que nada falte y todo sea funcional.

¿Y delante, donde está ahora esa aula tan fea? Allí habrá un café literario. Será luminoso, acogedor, con una galería expositiva abierta a todas las miradas; un remanso para gustar el café amigable a un precio humano, la conversación inteligente, un buen libro y la música fina, esa que ya no se escucha en ningún lado.

Los tres cabezones hacen el proyecto, sin importarles un pito Calderón de la Barca, “La vida es sueño” y los refranes. Grabiel Castillo −entonces presidente de la AHS− y Yunielki, director de la Casa, se enamoran del sueño y se unen sin reservas a él. Nadie tiene miedo: lo que parece una quimera puede intentarse, pero saben que por delante les espera una batalla dura. Habrá que convencer, montar guardia en antedespachos, remover prejuicios, invocar a las más nobles ideas, apelar a las buenas voluntades, encender con fe una velita…

¿La magia existe? Al parecer; no obstante… Año 2009

Dos años de brega, mucho diálogo y trabajo rinden frutos. Allí están, recién inaugurados en octubre, el Café Literario La Comarca, la sala de videos y conferencias Canal 11 y el navegador Informática Joven. Y dan alegría doble:por la conquista y porque en verlos surgir más de un asociado ha perdido la piel de las manos cargando ladrillos.

El Café se transforma casi de inmediato en sitio predilecto de los jóvenes de la ciudad. Los artistas lo hacen suyo, y hasta más de un especialista de la cercana Editorial Ácana muda sus manuscritos a las mesitas que la ONG suiza Camaquito ha donado, junto con las primeras lap tops, los ventiladores, las computadoras…

La batalla por conquistar el edificio que el INDER tiene medio abandonado y casi en ruinas, se alarga. Ya ha sido difícil lograr el Café, la salita de video, el local pequeñito del navegador, donde se apretujan diez computadoras, y donde las continuas filtraciones amenazan con convertirlo en la sucursal de una caverna. La cadena Caracol se resiste a entregarnos el espacio de la tienda, a pesar de haber intervenido ministros a nuestro favor. Los dueños descuidados nos muestran los dientes, y no precisamente de manera amigable.

Lo conquistado demuestra que somos capaces, que tenemos fuerza, decisión y seguridad necesaria. Nos apoyan las autoridades; pero encontramos resistencia en quienes deberían secundarnos. Esta organización de jovencitos empeñados en hacer buen arte y cultura lucha y no se rinde. Ya se hizo un poquito de magia; se alzó un lado del velo… y nada más por ahora.

 

 



Pérez-Castro

Escritora, narradora, ensayista, guionista radial. Miembro de la UNEAC. Miembro de Honor de la Asociación Hermanos Saíz (AHS).


2 thoughts on “Un sueño por realizar... un día de estos. (II)

  1. Josvani

    ¡Vaya, Vaya! Mariela y su minuciosa porción de recuerdos… decir conmovedora, es poco.
    Gracias por estas dos temporadas de la serie nuestra que no sale en paketes pero que es mas intensa que un reality show o un culebrón novelesco. ¡A seguir escribiendo nuevos capítulos de sueños realizados!

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


2 + = once