_MG_9074-Editar

Trabajando sin progreso

Texto: Evelin Queipo Balbuena

 

Durante esta temporada estival, la sala teatro José Luis Tasende reabrió sus puertas con la puesta en escena de Working sin Progress, escrita y dirigida por Freddy Núñez Estenoz. Después de algunos meses cerrada por reparación, la sala teatro de la calle Popular, ha vuelto a vivir gracias al empeño de Teatro del Viento.

Una obra que viene a cerrar una importante trilogía en la carrera artística de Freddy Núñez, es Working sin Progress. Traducido como “Trabajando sin progreso”, ella es junto a Abdala, un héroe del siglo XXI y los Caballeros de la esa redonda, una obra que se ciñe al teatro de temática social, de fuerte crítica y hasta de corte existencial, cuando se cuestiona el sentido del arte y la necesidad del teatro como una de sus más ancestrales manifestaciones.

Bajo la premisa de “no aplaudir”, pues “el dolor no se pondera”, dio inicio cada una de las puestas que este verano disfrutó el público agramontino en la reapertura de la sede Del Viento.

Con la presencia de seis actores: tres hombres y tres mujeres, Freddy Núñez se acerca a la propuesta de uno de los más grandes dramaturgos de todos los tiempos: Luiggi Pirandello, quien en la obra “Seis personajes en busca de un autor”, propone no solo un acto de autofagia dramatúrgica, sino también uno de los elementos más interesantes del realismo teatral: la ruptura de la cuarta pared. Pues los actores, de Working…, en franca cercanía con el espectador (quien participa de la obra desde el escenario), lo involucran en un drama que no es solo el de Freddy o sus actores, sino también el de cada uno de nosotros, inmersos todos en una realidad que nos ahoga y redime.

¿Quién no se ha preguntado alguna vez para qué trabaja, cuál es el sentido de su vida, del arte, de cada una de las pequeñas cosas que no parecen influir sobre nada? ¿Sirve en fin, el teatro, para algo más que para sentarse a “podrir” una siesta en la luneta de una sala? Cada una de estas interrogantes surgen en nuestras mentes una vez que “sin apludir”, nos levantamos al terminar Working… y nos vamos a casa. Con deseos de suicidio, con desidia hacia todo. Sintiéndonos culpables de nuestra estirpe. Pero siempre, para todos los que amamos el arte, felices de ser hombres y mujeres sensibles.

Para goce de quienes aman las tablas, El Teatro del Viento ha estrenado la obra “Working sin Progress”. Una verdadera muestra de lo que hace el hombre a diario en este bregar por la vida: trabajar sin progreso, caminar sin rumbo; porque como dijera uno de los más grandes escritores latinoamericanos: el verdadero sentido de la vida no es vivirla, sino contarla.

Entonces usted me dirá en la calle, o comentará en breves líneas si acaso yo, al escribir estos párrafos, he trabajado también sin progreso.



Pérez-Castro

Escritora, narradora, ensayista, guionista radial. Miembro de la UNEAC. Miembro de Honor de la Asociación Hermanos Saíz (AHS).


8 thoughts on “Trabajando sin progreso

  1. Josvani

    Gracias amiga por interesarte en la obra del grupo y por hacerle saber a los lectores de esta página que las artes escénicas en Camagüey no están muertas. Ojalá esta sección se mantuviera actualizada y si de los autorizados a publicar en este sitio, no hay quien le pueda dedicar algo de tiempo como lo hiciste tú, al menos que nos dejaran a algunos asociados publicar para que los seguidores sepan que las artes escénicas de la provincia si están trabajando y se esfuerzan por mejorar sus resultados.

    Responder
  2. Luis Ramirez velazco.

    Muchas gracias por tan acertado escrito Evelin, es un placer ver como se escriben tales palabras de una obra del grupo al que pertenezco, muchas gracias.

    Responder
  3. Evelin Queipo

    El acto de leer se convierte poco a poco en una actividad rara y vengativa. explico: rara porque pocos lo hacen, lo segundo porque cuando se hace, termina resultando en un ajuste de cuentas ya sea explicito o no. entonces, gracias por leer y, en el peor de los casos, gracias por ser raros y vengativos. Pues nunca podemos alejarnos demasiado de nuestra naturaleza. Somos escorpiones y, a mucha honra.

    Responder
  4. Diosmel

    Será porque la vimos juntos o causa similares efectos, pero Working sin progress te desgarra esos velos de ilusión que en muchas ocasiones nos ponemos en el rostro para seguir por este camino

    Responder
  5. Freddys Nuñez Estenoz

    Muchas gracias por escribir sobre teatro, es triste cuando el arte que hacemos queda encerrada en la oscuridad de una sala. El teatro suele morir con el aplauso, aunque yo intento apostar por el teatro que se va a casa con el espectador. Eso es Working SIN Progress, una obra dificil y dura… En las lineas que escribes advierto que Working…, consiguio tener una conexion especial contigo, a muchos espectadores le ha pasado y han quedado con una rara sensacion… Yo he PARIDO literalmente, junto a mis actores esta obra, y tambien me voy a casa abatido. Pero el teatro siempre logra levantarme, llenarme de fuerzas y regresar a la oscuridad de la sala, a pensar, crear y vivir para la escena… Agradecido de tu comentario, agradecido de tu sensibilidad.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


− tres = 0