Reunión de sección 3er Congreso AHS

Si Mahoma no va a la montaña…

Por Yahily Hernández Porto

La sección de Artes Escénicas de la Asociación Hermanos Saíz (AHS) en Camagüey posee una trayectoria envidiable por los numerosos lauros que exhiben sus integrantes.
Sin embargo esta halagüeña realidad aunque es muy bien recibida por la Casa de Joven Creador (CJC) –única de su tipo en Cuba- aún persisten insatisfacciones en el trabajo de este colectivo de artistas, quienes brillan profesionalmente a través de sus prestigiosas instituciones culturales del territorio y no desde CJC, espacio que permite la superación y promoción de la obra individual y colectiva de todos sus asociados.
Desde este prisma de autoevaluación, que por estos días desarrolla la Vanguardia Artística juvenil en el país, emergieron reflexiones que ponen en el centro del debate el quehacer de la AHS. Se escucharon reflexiones que ahondaron en la necesidad de incrementar el vínculo e intercambio con prestigiosos artistas de la escena nacional y de que los asociados presentes proyectos artísticos que a su vez le permitan madurar profesionalmente y promocionar su obra. Sin embargo ambas inconformidades quedan truncas en el camino si el creador novel no se acerca a su Casa, la cual funge como el camino más seguro para lograr que ambos propósitos se definan oportunamente.

Ciertamente la provincia de Camagüey es una fortaleza para el desarrollo del artista que se inicia en el complejo mundo de las artes escénicas. Varias instituciones culturales de renombre y trascendencia nacional e internacional garantizan que los más nuevos talentos no caduquen su andar escénico, sino que se consoliden dentro de estas.
Seis grupos de teatros y tres compañías de danzas: Ballet de Camagüey, Ballet Contemporáneo de Camagüey y el Ballet Folclórico de Camagüey aglutinan a las nuevas generaciones de artistas, quienes en su mayoría egresan de las academias de artes Vicentina de la Torre y del Conservatorio José White.
Tal cual reza un refrán de antaño: «si Mahoma no va a la montaña, entonces la montaña va a Mahoma». ¿Puede existir la AHS sin proyectos que no solo avalen la obra creadora del novel, sino que le permita a la propia asociación mantenerse como la Institución que aglutina a Vanguardia artística joven?
Entre de los desafíos de la nueva dirección de esta sección, -liderada desde ahora por el talentoso bailarín del Ballet Contemporáneo agramontino, Jesús Áreas Pagés-, será sin duda generar un movimiento que incentive a los muchachos y muchachas de las Artes Escénicas en Camagüey a crear sus proyectos desde la AHS y acercarse a las renombradas instituciones aquí mencionadas y compañías de teatros locales para que sus jóvenes se integren a una organización, que espera por nueva «sangre» joven.
Más una reserva le queda en el tintero a los integrantes de esta sección: ¿Cuánto más pueden aportar los estudiantes de las academias de artes del territorio a la AHS? Nuevamente este proverbio de abuelos entalla a la justa medida en este contexto juvenil, pues la montaña tendrá que ir a Mahoma.



Yahily Hernández Porto

Periodista, corresponsal de Juventud Rebelde.


One thought on “Si Mahoma no va a la montaña…

  1. Armando Ronquillo

    Durante muchos años fui asociado por esa sección y hoy me mantengo como miembro de honor de la misma y es una realidad que las nuevas generaciones no tienen el nivel de compromiso para con la asociación
    Apostemos por recuperar el esplendor de la sección de artes escénicas y de los jóvenes creadores en general pues no sería nada loable que por la apatía que muestran algunos artistas del patio para con la asociación, todo lo contrario de la entidad que siempre está tratando de aglutinar a los jóvenes y darles un espacio de creación, se pierda la fuerza de nuestra casa porque así es como hay que sentirla como nuestra.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


8 − tres =