Condición Por las sendas del triunfo

Poco ruido, muchas nueces

Tuvo que cumplir la Asociación Hermanos Saíz (AHS) 31 años para que públicos y artistas camagüeyanos descubrieran que a la escritora Evelyn Queipo también le sonríe la pericia de entonar graves y agudos con perfecta afinación. Fue en la gala celebrada en la noche del 18 de octubre a propósito de este aniversario, allí, en el café literario La Comarca de la Casa del Joven Creador agramontina donde tantas veces se la ha visto improvisar glosas, la autora de Un Niño llamado Yusete acompañó al trovador Harold Díaz en un cantar unísono por el Comandante Guevara.

Este aniversario 31 (número primo, cifra impar), llegó con menos algarabía que los tan sonados 30. En Camagüey se había anunciado un festejo modesto y el agasajo se restringió a una velada que se desbordó de buena energía y palabras de elogio.

Más que celebrarnos a nosotros mismos se aprovechó la ocasión para agradecer a varias personas e instituciones que nos han ayudado en el camino, entre ellas a Mark Kuster, responsable de la ONG Camaquito, organización Suiza que colabora con la AHS aquí, hace ya más de una década.

Asimismo, se saldó un pendiente que el huracán Irma obligó a posponer: el reconocimiento al Sindicato de Trabajadores de la Cultura que el pasado septiembre alcanzó sus 40 años de existencia. Vari@s que a lo largo de este tiempo han ocupado responsabilidades en su secretariado recibieron el homenaje de los jóvenes artistas.

En esta misma línea de cumplidos se entregó la Condición Aniversario 40 a la periodista de TV Camagüey, Aymee Amargós y al trabajador del Sectorial Provincial de Cultura Luis del Río Soriano. Dicha condición solo la merecieron 38 personas más en todo el país.

Claro que los cumpleañeros también recibieron algunas gracias: la Sociedad Cultural José Martí le confirió a la AHS de Camagüey la distinción Honrar Honra, máximo reconocimiento que esta otorga y el Sindicato de Trabajadores de la Cultura, por su parte, premió a la institución con la distinción Por las sendas del triunfo.

Aunque el regalo mayor vino casi al cerrar la noche cuando se les dio la bienvenida oficial a siete nuevos asociados quienes, carné en mano, pasaron a formar parte de la lista de más de tres mil jóvenes que en Cuba integran la AHS.

El Ballet Contemporáneo de Camagüey y el quinteto de cuerdas Santa Cecilia concluyeron la fiesta, fiesta de una noche y múltiples razones, de poco ruido y muchas nueces.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


3 + seis =