nectar-negro

Néctar negro para un espacio joven

En todo el mundo se conoce que Cuba es tierra de azúcar y café, dos productos que forman el matrimonio indisoluble e indispensables para la inmensa mayoría de los cubanos, ambos reflejan nuestra identidad cultural. Para nadie es secreto los diferentes estímulos que proporciona el café. Sin embargo, hay quienes consideran que el consumo del café es para las personas adultas, de edades medio avanzadas. ¿Y acaso los niños y jóvenes no tienen ese derecho?

Como respuesta a la interrogante está la propuesta artística que plantea el joven Andy Osvaldo Pérez Rojas con su exposición personal Néctar negro para un espacio joven. Partiendo de la temática de las naturalezas muertas y bodegones que ha recogido la historia del arte universal, este artista se vale de su dominio del dibujo para hacer una pintura académica de apreciable manejo de los contrastes entre luces y sombras, texturas que recuerda a algunos de los maestros en la temática. La exhibición recoge más de diez piezas que muestran diversas maneras de tomar un café, todas propuestas muy sugerentes para un público joven.

No cabe dudas que el arte culinario, especialmente el café, es una fuente de atracción para cualquier persona, pues Néctar negro para un espacio joven es la provocación sensorial a degustar de un buen café, en la manera y compañía que lo prefiera el consumidor, en un ambiente juvenil como el “Café La Comarca”, de la filial de la Asociación Hermanos Saiz de Camagüey.



Yahily Hernández Porto

Periodista, corresponsal de Juventud Rebelde.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


− cuatro = 1