foto trabj beat

Música para sus oídos

Por Dania Díaz

Música para sus oídos. Sí, es una mezcla, hay otras manos en medio, temas que van y vienen con un sonido diferente, es como la banda sonora de la vida, tiene siempre más de una música, no es solo una canción como en los filmes, es un poco de esto y de aquello.

Los DJs existen desde inicios del pasado siglo, y en 1935 les nació el nombre, como por casualidad, luego hubo un gran auge allá por los años 60′, justo cuando ganó sus precursores en Cuba y la era tecnológica los lanzó al estrellato.

En nuestro país, con el siglo XXI llegaron las nuevas miradas y hubo quien se percató de lo que hacían en las fiestas esos muchachos que no se habían graduado de ninguna academia. Ya no se trataba de una mera reproducción de obras ajenas, era producción, era su obra. Entonces tomaron a algunos de las manos y les enseñaron el nombre y los conceptos de eso que hacían para divertirse y divertir. Cada 9 de marzo, el mundo celebra el día de la música electroacústica, desde el año 2002, y Camagüey tiene la suerte de contar con jóvenes talentosos que incursionan en muchos de sus géneros, con tantas ganas de hacer que comparten los espacios, a veces solo durante media hora cada uno, y organizan y aplauden festivales y eventos como la Jornada Beat 32 que celebra la Asociación Hermanos Saíz de Camagüey.

En todos ellos queda demostrado año tras año que hay un público que los busca y otros tantos que aún no conocen de qué van sus propuestas.

David Ortega, el DJ Mad David, uno de los participantes en ese evento, comentó: “A veces cuando poníamos determinados géneros, más suaves que esos para bailar y saltar a los que generalmente se asocia la música electrónica, el público se dispersaba, no lo disfrutaban, porque no lo conocían”. Yo, mientras lo escuchaba, pensaba que quizás quienes habían llegado hasta allí no sabían que la agradable banda sonora de esa película que vieron en casa también era música electroacústica, o que como él mismo defendió, en un restaurante, mientras comemos y bebemos podemos escuchar algunos de sus géneros más suaves. Pero no solo eso, la otra parte del dilema está en que aquellos a quienes hubieran agradado esas variantes más sosegadas, no estaban allí, porque tal vez no imaginaron que en una jornada de música electrónica podrían encontrar lo que buscaban.

Casos como este demuestran que faltan los espacios para difundir más lo que hacen nuestros jóvenes DJs, lo mismo en un centro nocturno que en nuestros medios de comunicación, porque no se puede querer lo que no se conoce, y aun así con las oportunidades que han tenido hasta el momento, ya son varios los seguidores que les preguntan una y otra vez dónde pueden encontrarlos. Las alternativas nunca sobran, y esta es otra oferta atractiva no solo para los más jóvenes, pero sobre todo por ellos, por su cultura que tanto preocupa y ocupa a nuestras instituciones, vale la pena una mirada justa y nuevos gestos de aliento a los DJs camagüeyanos y cubanos.

Emmanuel Blanco Hernández, Director del Laboratorio Nacional de Música Electroacústica aseguró que en sus intercambios con los DJs ha sentido que tienen ansias de conocer, de superarse, y sobre todo que aman lo que hacen. Agregó que a partir de lo que ya se ha logrado en el país con el Laboratorio y el Centro de la Música estamos ahora en el momento indicado para solicitar el apoyo de otras instituciones además de la Asociación Hermanos Saíz, permanente defensora de la vanguardia artística, más aún si se trata de la filial camagüeyana, para la búsqueda de espacios de presentaciones. Ese es el camino para educar al público, ampliar sus opciones culturales y fomentar las ganas de hacer de estos jóvenes que a través del Laboratorio Nacional de Música Electrónica, pueden ya hacerse profesionales, pero necesitan aún concretar las ocasiones para mostrar su arte, lo que les permitirá asumir con mayor seriedad el trabajo que realizan, así lo aseguró Richard Castro Pimentel, primero en integrarse a la filial camagüeyana de la Asociación Hermanos Saíz como DJ. Al igual que él, Alexander Machado, el DJ Chapa X3mo, defiende la necesidad de que la música electrónica, por sus características y por los muchos hacedores y seguidores con que cuenta ya, e incluso por todos los que puede conseguir, conquiste el lugar a que aspira en la cultura camagüeyana y cubana.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


seis + = 10