mail.google.com

Más allá de las alegorías

 

Foto. Keiter Castillo

Raúl León Alonso llega el primero al Banco Provincial de Sangre y antes que todos da su vena a la aguja. Él trabaja en la pesca y pasa los 50 años; se distingue fácilmente del grupo de jóvenes que, con bandera de la Asociación Hermanos Saíz (AHS), le secundan en esa entrega altruista.

A Raúl lo conoce todo el personal de esa institución de la salud porque es donante de la reserva, y los muchach@s de la AHS lo conocen también: por segunda vez se une a ell@s para donar en nombre de su hija Yelenis, mujercita bullanguera y simpática, ejecutivo integral de la Casa del Joven Creador que va de Iyawó y no puede dar su sangre en estos momentos en los que cumple con las Reglas de Oshá-Ifá de su religión yoruba.

De dos en dos pasan los jóvenes a la salita donde le extraen la sangre. Alrededor de cuatro minutos permanecen ahí dentro. Los que esperan su turno cuentan chistes en el pasillo, se animan. Cada uno aportará alrededor de 500 ml. Zudilka Muñoz Calvo, Lic. en Medicina Transfusional y responsable de velar por la calidad de la sangre, cuenta que no es muy común que acudan grupos tan numerosos a donar de forma voluntaria y frecuente, como lo hacen los artistas y trabajadores de la AHS.

Yunielkis Naranjo Guerra, presidente de la Asociación, dice desde su camilla, mientras le realizan la extracción: «La primera vez vinimos en saludo al cumpleaños 90 del Comandante; ahora volvimos para homenajear su ejemplo de solidaridad cuando fue el primero en donar sangre para las víctimas del terremoto de Perú».

«!Se fue de vena!», interrumpen las técnicas del Banco la palabras del Presidente y le cambian la aguja al otro brazo. Sin mucha alarma él prosigue: «Esta donación la dedicamos al aniversario 58 del triunfo de la Revolución y al 40 de los órganos del Poder Popular, al Día del Trabajador de la Cultura y al cumpleaños número diez de nuestro proyecto socio-cultural Golpe a Golpe».

Y claro, las alegorías siempre suenan muy lindas para coronar los hechos de nobleza, pero más allá de los simbolismos, la donación tiene que ir dedicada a esos que la necesitan para mantenerse con vida: al hombre que se aferra en un quirófano para ver de nuevo la luz del día; a la mujer que se complica en el salón de parto; al enfermo de cáncer; a los niños… tal y como asegura Zudilka Muñoz:

«Esta sangre que dan hoy, así fresquita, la llevamos para la planta de hemoderivados; allí se usa para la producción de vacunas. Camagüey es una provincia con alto índice de hemofilia en infantes. Ellos agradecen mucho estas donaciones que se traducen en medicina para tratar su padecimiento».




2 thoughts on “Más allá de las alegorías

  1. Alex Fonte

    Aun cuando no puedo donar por enfermedad (MICROEFEROCITOCIS CONGENITA) participo en este momento dejando un profundo agradecimiento en nombre de los que como yo tenemos en este país garantizada la salud y además de forma gratuita . Así es que somos fieles al legado del inmortal comandante Fidel.Recuerdo cuando tenia 10 años igual que Golpe a Golpe y por mi padecimiento necesitaba una transfusión de sangre B’negativo que por su tipo no es muy común, el banco camagueyano necesito del nacional y felizmente a tiempo salvo mi vida por lo que me emociona mucho cuando suceden estas cosas.El presidente me convocaba y mi respuesta fue inmediata “participo pero no puedo donar”asistiré para animar los que nunca se han enfrentado a una donación desde mi experiencia del otro lado,en el de transfundido. Gracias muchas Gracias Fidel la AHS responde a tu ejemplo.

    Responder
    1. Josvani

      Que emocionante tu testimonio Alex y muy lindas palabras, me apenó no estar y no poder donar también por enfermedad pero estoy igual de agradecido que tú por los que lo hacen y por los que fueron en representación de la AHS.

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


4 − = dos