IMG_3530

Los números del verano

Foto: Keiter Castillo

La Asociación Hermanos Saíz (AHS) de Camagüey se planificó un programa de verano con 970 actividades culturales. Tal cifra no fue azarosa en ninguno de los tres sentidos de este adjetivo: ni en lo casual ni en lo incierto ni en lo arriesgado.

Más que la suma fortuita y lineal de cada acción artística propuesta para las vacaciones, el número resultó de una ecuación matemática sencilla y preñada del simbolismo que llevan los justos tributos: multiplique los 90 años, cumplidos ya, de nuestro Comandante en Jefe, por los 10 que pronto alcanzará el proyecto socio-cultural Golpe a Golpe de esta filial de la organización de los jóvenes creadores; a eso súmele los 30 del aniversario de la propia institución y por último añada 40 más como homenaje al onomástico de los órganos locales del Poder Popular (90 x 10) + 30+ 40 = 970.

La aventura estival de las 970 actividades, que a muchos les pareció hiperbólica al principio, no solo se cumplió; también se superó en 92. De este plus la mayoría de las presentaciones correspondieron a la sección de audiovisuales, que echó mano a los archivos del Almacén de la Imagen para conformar las muestras 30 Aniversario, presentadas siempre en las noches de la Casa del Joven Creador, aquí.

El orgullo de padre en la voz de Yunielkis Naranjo Guerra, presidente de la AHS agramontina, lo notaron todos cuando anunció esos y otros dígitos elocuentes en conferencia de prensa ofrecida esta semana para poner al tanto a los medios del quehacer de esta institución, Vanguardia Nacional por cuatro años consecutivos.

Así, el presidente apuntó los numeritos de cada uno de los proyectos socioculturales: Cine en los Barrios, extensión de Golpe a Golpe, realizó 52 actividades; este último, por su parte, alcanzó las 76; la Brigada de Jóvenes Creadores llegó a 66 y la Cruzada Literaria realizó nueve presentaciones más de las 30 programadas inicialmente.

Darle calor al número

Ahora bien, las cifras solas poco dicen y hasta en los anuarios de economía necesitan de una interpretación que dé calor al frío de los números. Se debe señalar entonces que no quedó un solo municipio camagüeyano sin la visita de los jóvenes artistas. La prioridad consistió en llegar a las comunidades de difícil acceso, esas que lejos de la urbe agradecen más cuando el arte y el entretenimiento los alcanza en una guagua Girón repleta de músicos, teatristas, pintores… Cine en los Barrios se quedó en la ciudad, pero puso el séptimo arte en las calles de los repartos más distantes del centro histórico, donde se ubican las salas oscuras que no muchas veces cuentan entre sus butacas con la presencia de los públicos de estas zonas.

Junto con la cantidad se debe velar −y acaso más en los dominios del arte− por la calidad. Las propuestas que se presenten tienen que ajustarse a la política cultural de la organización, que si bien no está plasmada en un cuerpo teórico escrito, sí se deja muy clara, incluso desde la propia selección de la membresía. Romper esquemas, alejarse de los lugares comunes, la banalidad, la chabacanería, la risa fácil…ha de cumplirse como quien cumple sagrados mandamientos. No se trata de esnobismo cultural, sino de educar a los públicos: esa tarea es de los jóvenes artistas también.

En la Casa se mantuvieron las peñas y encuentros habituales y se estrenaron nueve espacios, los destinados a los adolescentes: Partiendo la Pana (no se extrañe si el nombre lo remite a la canción del dúo español Estopa, esa es la intención), Rompiéndola, New Rock, se mantendrán en la programación a partir de septiembre. El trabajo con este grupo etario, gestor de sus propias propuestas, deviene en prioridad. Desde siempre a la Casa del Joven Creador acude un público que cuenta entre los 15 y los 17 años deseosos de participar en sus disímiles actividades nocturnas. Dado que en esos horarios se ofrece la venta de bebidas alcohólicas, la regla manda negarles la entrada. Ante esto, la AHS decidió darles la oportunidad de crear espacios exclusivos para ellos, y así nacieron estos encuentros de recreación sana, culta y sin alcohol.

Música a la carta cumplió el anhelo de los asociados de mayor edad y los miembros de honor, quienes conquistaron esta cita para escuchar su música y quitarle la batuta a los DJ.

Septiembre también estrena

En septiembre, algunos dicen, todo vuelve a la normalidad. “La normalidad” para los artistas de aquí no se diferencia mucho de esta vorágine veraniega. Tanto es así que ya dispusieron la aparición de Chemicals, una peña para el rock cultivado por cubanos. Alexander Gil Agüero, joven instructor de arte y autor del proyecto Chemicals pretende, con el apoyo de la Asociación, traer bandas de todo el país a este espacio.

Dulce Hogar, espacio infantil caracterizado, irá el próximo 20 de septiembre hasta las salas de hematología y oncología del hospital pediátrico provincial Eduardo Agramonte Piña. Payasos, libros, golosinas y mucha alegría llevarán los asociados a esos niños y niñas tan necesitados de una sonrisa esperanzadora.

Golpe a Golpe prepara las maletas para viajar hasta el municipio Florida, donde tendrán varias presentaciones en siete comunidades distintas durante las jornadas del 23 al 26 de septiembre.

El próximo día 30, a la peña Estrechando Espacios vendrá José Aurelio Martínez, Premio Nacional de Radio (2009). La AHS prepara con esmero esta cita para que la historia de vida de Pepe actúe como una suerte de clase magistral para los jóvenes interesados en la locución y la actuación en la radio.

Y por supuesto, para cerrar el ciclo vacacional y abrir el nuevo período, septiembre también traerá a Adrián Berazaín en un concierto intimista previsto para el día 3, en el Balcón de la Artes.

Sobre estos particulares del noveno mes de año espere pronto noticias en nuestra web.




One thought on “Los números del verano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


× 3 = nueve