mail.google.com

La vida de un triunfador

 

Foto: Keiter Castillo

 

Si desde la infancia el niño es imbuido diligentemente en la Piedad y las Letras, puede preverse, con

fundamento, un feliz transcurso en toda su vida

San José de Calasanz (fundador de la orden religiosa de los Escolapios)

 

Pepe Martínez reconoció el valor de la disciplina escolapia a los 17 años cuando tuvo que dejar atrás los días de niño callejero para contribuir con el sustento de su familia. Y hasta hoy no tiene más método que la disciplina para conducirse con decoro por el mundo de los hombres.

José Martínez Estévez es un triunfador; integra la lista de los elegidos que han dedicado su existencia entera al trabajo porque el trabajo constituye su existencia misma; que han conseguido ganarse el pan cultivando aquello que los hace felices. El Premio Nacional de Radio que se le concediera en el año 2009 por la obra de toda la vida, representa el reconocimiento a su trayecto de bienestar dentro de este medio.

Con él, Miembro de Honor de la Asociación Hermanos Saíz (AHS), conversaron los jóvenes artistas en la tarde del jueves. El Café Literario La Comarca sirvió otra vez de escenario a esos encuentros intergeneracionales que propone Estrechando Espacio, cita habitual en estos predios.

La historia de complicidades entre Pepe y la AHS se remonta a los años de Pista Abierta. Allá por el 1998, él y su esposa Loly conocen a Yunielkis Naranjo (actual presidente de la Asociación), quien los seduce con la idea de formar una agrupación que presentara espectáculos de variedades con los códigos propios de la radio. Y así nace ese proyecto que, según José, marcó para siempre su vida profesional.

De este y otros episodios conocieron los allí reunidos. Se enteraron de que Pepe prefiere la dirección de programas y por eso estudió todas las especialidades del universo de las emisoras. Que su anhelo primero, en cambio, estaba en la locución y que a la postre ingresó a Cadena Agramonte como actor del entonces recién estrenado Conjunto Dramático, aunque su formación de base era periodística.

Ahora dígame usted, qué, de todo cuanto se puede hacer en la radio, escapa a los dominios de José Martínez Estévez. La academia camagüeyana de Periodismo, tan carente de un claustro experto en las asignaturas técnicas, se pierde aún y de forma lamentable, los conocimientos de esta enciclopedia radial materializada en humano.

Algún que otro secreto, como sus dotes para el canto y sus escapadas al Café para tomar un rocío de gallo, también se develó aquí.

Un arsenal de consejos ofreció gratis a los muchach@s. Al cierre, el más importante de todos: “Nunca se olviden de que son cubanos, hijos de este largo lagarto verde con ojos de piedra y agua.”




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


9 − seis =