OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La feria que elevó el pensamiento de su jóvenes

Texto: Yahily Hernández Porto y Elia Peláez Leyva

Foto: Yahily Hernández Porto

CAMAGÜEY.— El pasado 28 de diciembre selló sus puertas en esta legendaria y patrimonial ciudad la IX Feria de Jóvenes Creadores Golpe a Golpe, cuyo objetivo en esta oportunidad estuvo centrado en el el desarrollo de un amplio debate donde personalidades de prestigio en la nación y la localidad, por su pródiga obra investigadora desde la ciencias sociales, la cultura y la historia, lideraron un intercambio sobre el consumo cultural con los noveles talentos, el cual sembró pautas de trabajo para la organización en este territorio.

Los protagonistas de la gran fiesta juvenil, sin renunciar a su variada propuesta artística disfrutada dentro y extramuros de la Casa del Joven Creador (CJC) —única de su tipo de referencia en Cuba—, se crecieron al proyectar un ambicioso programa cultural, el cual tuvo como plato fuerte un tópico permanente para la reflexión: Estrechando espacio, el cual integró a personalidades de la talla del doctor en ciencias Luis Álvarez Álvarez; Maestro de Juventudes y Premio Anual de Investigaciones Culturales en 2009; Elda Cento Gómez, Premio Nacional de Historia 2015 y merecedora de la Distinción por la Cultura Nacional, y Juan Antonio García Borrero, ensayista e investigador del cine cubano y ganador del premio de Ensayo e Investigación que concede anualmente la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC).

La Feria de Jóvenes Creadores, jornada que apuesta por acciones culturales que enriquezcan la espiritualidad de un heterogéneo público y estimule entre los artistas la reflexión sobre la labor desarrollada por la AHS durante todo el año, logró esta vez dialogar sobre su entorno social, «que debe ser enriquecido desde el impacto creador de los más jóvenes talentos y desde la invitación permanente a desarrollar acciones que promuevan pensamiento en todas las generaciones de artistas y diversidad de público, sobre cómo la gran y acelerada revolución tecnologico-electrónica en los medios audiovisuales ha impactado en el consumo cultural del cubano», insistió Juan Antonio García Borrero; miembro además de la Asociación Cubana de la Prensa Cinematográfica desde 1999.

El también creador y coordinador general de los Talleres Nacionales de la Crítica Cinematográfica desde 1993 hasta 2003, dijo: «La tecnología analógica se desplaza por lo digital. O sea, se vive mundialmente una era post computadoras portátiles, post cine…, y se establece la época del teléfono digital; la era de la modernidad líquida, en un espacio muy privado y doméstico. Ante esa realidad —insistió— en la que queda atrás la modernidad de masas y se impone la modernidad de casa; la hogareña, ¿cómo y qué estamos haciendo los creadores, productores, realizadores, directores, escritores…, para resistir el embate de la penetración cultural?», se preguntó.

García Borrero —Presidente de la Cátedra de Pensamiento Audiovisual Tomás Gutiérrez Alea— expresó que urge repensar el funcionamiento de los espacios culturales existentes en Cuba, como el muy notable Callejón de los Milagros, único de su tipo en el país y ubicado en el distinguido recinto del área conocida popularmente como la Calle de los Cines en Camagüey, ejemplificó.

«Reclutar a soñadores, especialmente a los jóvenes creadores de la AHS —insistió el intelectual— es la propuesta para transformar escenarios que permitan resistir esa penetración y atraer con esa tecnología domesticada, el teléfono celular, a un público que demanda novedades culturales atractivas y de elevada calidad, que legitiman la identidad nacional, a la vez que abren caminos para la muy necesaria ciber-alfabetización del consumidor, la promoción de lo mejor de la cultura cubana-camagüeyana, el rescate de la sabiduría y para que las instituciones, más allá de nuestro sector, no solo se repiensen el uso que dan a sus tecnologías, sino que aprendan a comunicar de otra manera la historia cultural de la nación cubana».

En esta misma línea de pensamiento, la magistral conferencia de Luis Álvarez Álvarez, merecedor de las distinciones Por la Cultura Nacional y Por la Educación Cubana, abundó en el peliagudo tema de cómo el desarrollo tecnológico ha impacto en el hábito, no solo de la lectura, sino también del consumo cultural en su amplia diversidad temática. «Reflexionar si todos y cada uno de los actores socioculturales hacen un buen uso de la tecnología en función de la cultura y del conocimiento apremia en todas las expresiones, manifestaciones y disciplina del arte», instó.

Álvarez Álvarez, quien ostenta el premio de Crítica Literaria  en 1991 y 1999, llamó a los jóvenes creadores a aprender y aprehender de sus raíces y tradiciones, para rescatar el gusto y el placer por lo autóctono desde la lectura en los nuevos escenarios tecnológicos.

Y de lujo puede ser catalogada la conversación amena y espontanea de la historiadora Elda Cento, quien junto a los jóvenes planteó la necesidad de buscar en el pasado las enseñanzas, proezas y desafíos asumidos por cada generación de cubanos: «Conociendo el pasado estaremos más preparados para entender el complejo y largo camino de la conformación de la cubanía, proceso del que todos somos responsables de defender ante un contexto en el que las historia de pueblos son desmontadas y silenciadas», comentó.

Unos de los más emotivos regalos de la IX Feria de Jóvenes Creadores Golpe a Golpe —dedicada al 57 aniversario del Triunfo de la Revolución y al 30 de la AHS— fue el acercamiento de los creadores jóvenes a una verdadera leyenda de la trova cubana tradicional: el afamado dúo de Las Hermanas Fáez, callado en la discografía nacional y medios de comunicación masiva.

Esta notable dupla de mujeres agramontinas integrada por Flor Fáez Neyra —fallecida a sus 86 años el pasado 7 de septiembre del 2014— y por Cándida, de 85 años de vida, dejaron una impronta muy difícil de superar, al clasificar su fonograma Casa de la Trova entre los 20 mejores del mundo en Francia 2001. Floricelda y Cándida Fáez viajaron a más de 50 ciudades de todo el mundo y se iniciaron cantando en fiestas familiares y en la casa de la trova de esta ciudad.

«La fuerza de la música cubana es única y se defiende con el corazón. Su calidad brilla con luz propia, por eso a los jóvenes les digo que no solo la amen, sino que la protejan ante la popularidad de letras sin sentido, alejadas de nuestra identidad», dijo Cándida, al tiempo que junto a los noveles creadores entonó con voz aún deleitable piezas como Flor de venganza, de autor desconocido; Injusta Duda, de Ñico Saquito; Lagrimas Negras, de Miguel Matamoros; Veinte Años, de Guillermina Aramburu, y el Cuarto de Tula, de Sergio González Siaba, compositor de origen español, quien residió en Cuba la mayor parte de su vida.

El certamen también concibió un taller para crecer profesionalmente. De obliga presencia, el maestro Francisco Flores Gamboa, responsable de impartir los cursos de producción de espectáculos, los formuló bajo la premisa de superar escollos en las presentaciones de los integrante del proyecto sociocultural Golpe a Golpe, el cual la feria reconoce por ser estos quienes llevan arte durante todo el año a disimiles lugares inhóspitos del territorio.

«No es posible crecer profesionalmente —dijo el también Miembro de Honor de la AHS— si no se vela por la calidad integral de los espectáculos desde una mira crítica y con el conocimiento teórico de lo hecho, que permitan una presentaciones de calidad. La AHS —sumó— asume como prioridad esta permanente preocupación».

La gran fiesta de noveles creadores, junto a las más de 80 actividades desarrolladas durante esos días, puede valorarse como de ambiciosa. Destacadas resultaron la cantata por la paz y la solidaridad, efectuada en el Café Literario de la Casa del Joven Creador, los conciertos y descargas de los trovadores y solistas, las muy peculiares Peleas de Gallo, espacio concebido para la difusión del Rap, y las presentaciones del proyecto Cine en los Barrios en repartos periféricos de la ciudad agramontina.

En la clausura fue interesante compartir con el proyecto sociocultural Golpe a Golpe, que durante todo el año recorre la llanura camagüeyana, para tanto esfuerzo desplegado durante nueves años ininterrumpidos de creado una felicitación bien merecida.



Yahily Hernández Porto

Periodista, corresponsal de Juventud Rebelde.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


cinco − 3 =