mail.google.com

La abstracción de sus emociones

Texto y foto: Claudia Otazua Polo

Todo un mes permaneció el artista atrapado en Nueva York. Mas no en el Nueva York de la urbe cosmopolita, las luces psicodélicas, los edificios aplastantes, del movimiento casi futurista de las gentes apuradas… En una mansión neoyorkina en pleno bosque pasó su junio del 2016. Y ese no es el comienzo de una historia de terror, ni tampoco empieza ahí la Historia del artista: los 30 días de retiro creativo junto a otros, también artistas, forman un pasaje más de la vida de Leonardo Rodríguez Martínez.

¿Él?, camagüeyano, artífice de pinceles y recientemente nombrado jefe de la sección de Artes Plásticas de la filial de la Asociación Hermanos Saíz (AHS) en la provincia. Su muestra más fresquita, Bocetos desde mi almohada I, se exhibe desde este viernes en la galería Gestus de la Casa del Joven Creador agramontina, como parte del programa de la Feria de Jóvenes Creadores, resumen artístico que cada diciembre realiza la AHS aquí.

Exposición y nombramiento; he ahí un par de pretextos que esgrimir para acercarnos a Leonardo con un montón de preguntas, a las que él accedió con soltura y elocuencia. No se preocupen, luego volveremos a la historia de la mansión del bosque.

Bocetos desde mi almohada I

«Sin alejarme de lo que normalmente he venido haciendo con la línea erótica, casi abstracta, esta vez trato de incursionar más en el color, en la figuración misma, sin que se exponga tanto. Es una especie de estudio de lo que puede venir en el futuro en mi obra, por eso denomino la exposición Bocetos… Atravieso un período de divertimento, de investigación. Lo que hago ahora me enrumba a alguna parte. Yo me veo siendo abstracto; hacia ahí me dirijo, aunque no pretendo perder la figuración del todo. Me interesa, más que mostrar, interrogar. Pinto mis emociones.

«Esta muestra se compone de dibujos y pinturas en pequeño formato hechos sobre cartulina. Esta es la primera parte de la exposición, la segunda traerá pinturas en formatos medios, sobre lienzo.

«Estoy complacido y agradecidísimo de que la AHS me haya abierto las puertas para exponer aquí. Me parece una posibilidad muy bonita porque mi hermano y yo inauguramos esta misma Galería hace ya algunos añitos».

Solo unos 20 días tendrá Gestus las obras de Leonardo, quien planea luego llevarla a los circuitos expositivos de La Habana.

Érase una vez una mansión en el bosque

«En junio de este año estuve en una beca que me otorgó la Academia de Estudiantes de Arte de Nueva York. Allá permanecí durante un mes completo. Fue una experiencia muy bonita y muy gratificante porque no estaba en la misma gran manzana, estaba en una residencia en medio del bosque. Es un lugar para el retiro artístico, donde irse a trabajar.

«La Academia otorga becas completas a artistas del mundo entero. Los que nos quedamos allí teníamos la misma edad, la mayoría de ellos, neoyorkinos. Nos nutrimos culturalmente los unos de los otros. Aprendí con ellos el valor de cada obra de forma individual, lo que cada una significa por sí sola.

«Nunca antes se le había otorgado esta beca a un cubano. El único allí era yo; es decir, cubano residente en Cuba, porque estaba también otro muchacho que nació aquí y vive en los Estados Unidos hace 20 años; apenas si habla español ya. Entonces esta fue la primera vez que la residencia tenía cubanos, ¡y por partida doble!».

Hijo de majá empuja las puertas

El ser hijo de Oscar Rodríguez Lasseria, uno de los monstruos de la plástica camagüeyana, no forma parte de las credenciales del muchacho, que firma sus obras como Leonardo Pablo, así no más.

«Es una sombre dura. Vengo de una familia de muy buenos artistas, contrariamente a lo que la gente piensa, eso, lejos de abrirte puertas, te las cierra. Ser marcado como el hijo de es muy duro, hay que trabajar mucho para quitarse ese señalamiento. Lograr tu independencia, no solo como profesional, sino de manera general, que te conozcan por tu nombre implica el doble de esfuerzo, el doble del tiempo de trabajo».

Desde dentro

«Cuando uno tiene al lado al jefe —dice y mira a su diestra al presidente de la Asociación Yunielkis Naranjo Guerra— es fácil entrar a halagar, pero no puedo decir menos: la AHS conmigo ha sido la casa, mi padrinaje, mi todo durante muchos años. Me han ayudado tanto en mi carrera… gran parte de lo que he logrado gracias a este apoyo institucional, a esa gente de aquí que siempre está arriba de uno para que trabaje.

«Estoy aquí ahora y vamos a trabajar; desde dentro podemos lograr consolidar los espacios del arte joven».

Persona de agenda

«Ya tengo el año que viene cubierto. Me he convertido en la típica persona de agenda, y la tengo cuadrada hasta noviembre (risas). No hubiera querido convertirme en esto, pero el mismo trabajo me lo impone. En enero tengo la segunda parte de esta exposición. En febrero, haré el 8+1 (proyecto que el propio Leonardo Pablo dirige) en el Salón de la Ciudad, solo con mujeres. En abril habrá otro 8+1, y en noviembre viene una sorpresa que no voy a adelantar, vienen cosas buenas en noviembre…»

 



Pérez-Castro

Escritora, narradora, ensayista, guionista radial. Miembro de la UNEAC. Miembro de Honor de la Asociación Hermanos Saíz (AHS).


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


− seis = 2