mail.google.com

Imágenes estremecen a pueblo de pescadores

Foto: Cortesía del MAN

Camagüey.- Durante el verano del 2006 un grupo de jóvenes «chiflados» −como le llamaron en aquel entonces quienes conocieron de sus ideas locas− decidieron cambiar la monotonía de sus días y hasta de su existencia futura.

Los muchachos fundadores del Movimiento de Audiovisuales en Nuevitas (MAN) −Dayron Porrúa, Eyder Armas, Pedro Navarro, Geordanys Santana, Leonardo Gómez y Javier Sánchez− no imaginaron que la impronta de sus anhelos llegaría a transformar la historia de su añorado pueblo costero y que existiría a través de un motor inagotable de ideas, nacidas del calor de cientos de vecinos del distante municipio de Nuevitas, en Camagüey.

La ciudad de pescadores, ubicada en la norteña costa agramontina y con una muy rica trayectoria fabril de potentes chimeneas que autentifican el horizonte de este pintoresco pueblo, no podía suponer que los atrevidos jóvenes triunfarían en medio de barreras económicas y de una marcada incredulidad sobre sus aspiraciones creadoras.

MÁS QUE FICCIÓN

La idea de los desafiantes muchachos, sin precedentes en el país, no era como la de los proyectos socioculturales experimentados en toda la geografía cubana: deseaban crear audiovisuales a pesar de las adversidades.

Pedro Martín Navarro Ramírez, integrante de la Brigada de Instructores de Arte José Martí y uno de los iniciadores del MAN, explicó que realizar audiovisuales en Nuevita era una quimera. «Se requerían de recursos materiales muy costosos y de un conocimiento que no teníamos», declaró el también miembro de la Asociación Hermanos Saíz (AHS).

«La llegada del telecentro al municipio, en el 2004 –recordó−, originó inquietudes sobre la realización que permitieron que en solo dos años, en el 2006, nacieran los primeros audiovisuales y el MAN espontáneamente», rememoró.

«Aquellos trabajos los filmamos –acentuó− con cámaras no profesionales, de cumpleaños, y con celulares de “palo”, de muy baja resolución», narró muy sonriente a JR.

Pero las limitaciones económicas no limitaron a los noveles del MAN, pues su proyecto se consolidó hacia la organización, en 2009, del evento Hieroscopia, único de su tipo en Cuba por ser un referente de la creación colectiva de audiovisuales, y promoverse la alfabetización audiovisual de realizadores, participantes y de colaboradores locales desde la perspectiva comunitaria.

En ese verano se desarrolló el primer Hieroscopia, el cual atrajo a jóvenes realizadores de todo el país. «Ellos, al igual que nosotros, no tenían un espacio para proyectar sus realizaciones, realidad que ha alimentado a Hieroscopia hasta su actual VI edición. El evento –aseguró Pedro− solo dejó de realizarse en el 2010», aseveró.

Hieroscopia, auspiciado por la AHS y el Sectorial de Cultura, ha permitido –dijo Pedro− la superación profesional, el intercambio de experiencias entre los realizadores, la crítica especializada y el perfeccionamiento de la creación».

El mundo de ensueños al que aspiraron los «chiflados» del MAN devino en realidad creadora que suma 60 audiovisuales después de trascurrida una década de expresada la «trastornada» propuesta cultural.

EL VALOR DE LAS IMÁGENES

La creación de audiovisuales por estos osados jóvenes ha estremecido a su pueblo de pescadores, el cual resurge con imágenes que piensan a Cuba desde su realidad social, pues en Hieroscopia se dan cita realizadores de toda la nación.

Pero, ¿por qué las propuestas preferidas por el público son las nacidas en el MAN, durante el festival Hieroscopia? La respuesta encuentra sentido en el carácter comunitario del proyecto donde los realizadores se han forjado a través de un lente curioso, al asumir roles tan diferentes como el de guionista, la actuación, edición, producción, realización y hasta el de ser espectador de su propia obra.

No hay dudas de que el fenómeno del MAN se distingue y engrandece por su esencia popular y participativa durante el proceso de creación, donde todos cuentan y aportan.

Se alza este encuentro «hieroscopiano» por contribuir a un debate sobre la creación misma, el cual contrarresta el mal gusto, la banalidad, la cultura chatarra y el consumo de productos foráneos alejados de la realidad cubana, y legitimar una cultura auténtica y un cine de buena calidad donde predominan valores estéticos también genuinos.

El MAN Y SU FESTIVAL EN ESTE AÑO

El MAN durante este año, gracias a la persistencia de sus creadores, ha merecido varios premios nacionales. Destacan el Gran Premio Escaramujo de audiovisuales, de la Brigada José Martí de Instructores de Arte; el Premio a corto de tres minutos en el Almacén de la Imagen, en Camagüey; Gran premio Fidelio Ponce de León, del Centro Provincial de las Artes Plásticas en Camagüey; Premio Corcel del Cauto, en Granma, y el Premio en el Taller Nacional de Experiencias, de la Brigada José Martí, en la Habana.

Entre las obras que presentó el MAN en la reciente edición de Hieroscopia resaltan Alma y Páginas blancas, de Hugo Navarro; Picapica team, con su capítulo, Inicio de héroes, de Samuel Dovales; Por amor al arte, de los promotores culturales de Nuevitas; Tiempo, de Yordany Robles; Trencitos, de Javier Sánchez; Vamos a Jugar, de María Karla Recio, alumna del pre universitario Aralio Hernández; The Champions, de Leonardo Gómez; La flor de Dani, y Out 27, de Geordanys Santana y Hugo Navarro.

 



Yahily Hernández Porto

Periodista, corresponsal de Juventud Rebelde.


One thought on “Imágenes estremecen a pueblo de pescadores

  1. Josvani

    Pese a los contratiempos y pronósticos nefastos, pudimos formar parte de otra aventura de cangrejeros que se empeñan en revitalizar una ciudad desgastada por el salitre y la desmotivadora rutina. El atento y hospitalario equipo del MAN, las entidades del municipio y la provincia que impulsaron la corta pero intensa travesía de tres días en la accidentada geografia nuevitera y fundamentalmente los vecinos, convertidos en productores, actores, técnicos y público de este evento hacen posible que la experiencia de participar sea inolvidable.
    Fue de lamentar el espacio alternativo que por la lluvia estuvimos forzados a utilizar, no hago referencia a la atención de los trabajadores de la galería ni a su acogedor espacio sino a la dificultad de que fuera mayor el espacio y fueran más los que pudieran presenciar las obras que, dicho por especialistas: tuvieron una mejor calidad este certamen. Es cierto que un profecional del arte audiovisual no se hace en cuatro estaciones pero tambien considero que abonar el talento es una posible solución a la depresión artística y el mal gusto que nos ha impuesto la tecnología y el consumismo. Debe ser premisa siempre: cuidar el producto realizado o proyectado en el encuentro. Esa tarea junto a las colaterales de logistica y organización deberan cuidarlas todos los integrantes del MAN que han logrado y persisten en ofrecer un oasis cultural al más ávido público del Camagüey.
    Buena suerte en la faena.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


siete + = 12