OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Honor multiplicado para el maestro del barro

Camagüey. — Jóvenes artistas de la AHS rindieron merecido honor al destacado pintor, dibujante, diseñador gráfico y ambiental, escenógrafo y ceramista por excelencia, Nazario Salazar, quien sin convencionalismos removió en sus cimientos la tradición heredada por el Camagüey legendario desde su fundación.

Nazario Salazar Martínez, quedó atrapado por siempre en el rojizo del barro principeño, y desde de la década del 70, muchos le nombran “El Hombre del barro”, para quien los honores de sus colegas y noveles talentos son pocos, por mantener viva una práctica, de medio milenio de existencia.

En la Casa del Joven Creador de esta ciudad —única de su tipo de referencia en el país— los jóvenes creadores de la vanguardia artística cubana, obsequiaron —como él confesó— «una noche inolvidable, de solidaridad y de mucho cariño».

Y es que la organización juvenil no dejó pasar por alto los 55 años de vida artística del también Miembro de Honor de la AHS: Salazar. Para él hubo el aplauso desmedido de los jóvenes artistas y un sinnúmero de canciones que amenizaron la noche, en la que lució el derroche de talento y de energía compartida entre la experiencia y la juventud.

«Yo me formé aquí, en el hervidero creador de los más jóvenes, por eso la AHS, sus miembros, es nuestra hija mayor, porque a ella nos debemos como eternos jóvenes y como artista», dijo emocionado el maestro, Nazario.

Nazario Salazar felicitó a las nueva generaciones de creadores por mantener una casa tan lida y funcional. «Me llena de satisfacción observar como ustedes, los noveles creadores defienden con responsabilidad los desafíos que siempre han tenido los creadores cubanos. Reconforta saber —insistió— que los defienden de corazón y avanzan en el empeño de hacerlos realidad», subrayó el multipremiado virtuoso cubano.

Elia Peláez Leyva, especialista de comunicación en esta entidad, dijo que el merecido reconocimiento de los jóvenes creadores agramontinos es además extensivo por los 75 años de vida del relevante artista, quien ha nutrido a su patria de una obra que la prestigia en disímiles naciones del mundo.

«Su consagración permanente a lo que mejor sabe hacer: tejer con magia al barro de su patrimonial Camagüey, le ha permitido que desde 1960 sus figuras y colecciones integren más de un centenar de exposiciones personales y colectivas en Cuba y en el extranjero, sin olvidar —reiteró— su permanente labor como educador y formador de las nuevas generaciones de artistas», enfatizó Peláez Leyva.

El excepcional artista nació en el año 1940 en Camagüey y sus trabajos—pintura, dibujo, cerámica, y otras obras de relevante impacto—, se hallan en colecciones oficiales y particulares de más de 25 países de Europa, África, Asia y América.

Su integralidad técnica–artística le ha permitido ejercer disímil actividad artístico–docentes, es reconocido como uno de los impulsores del movimiento de la Nueva Cerámica Camagüeyana, y es merecedor del título de creador del Taller de Cerámica Experimental Artística de Camagüey, en 1980.

El también mimbro de la UNEAC ha alcanzado múltiples galardones. Destacan los reconocimientos de la «Fundación IGNERI, Arte y Arqueología», de República Dominicana, de “Memoria Viva”. C.I.D.C.C. «Juan Marinello» y Por la Obra de la Vida, «Raúl González de Cascorro», que otorga la UNEAC en Camagüey.



Yahily Hernández Porto

Periodista, corresponsal de Juventud Rebelde.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


nueve + = 18