Yotuel: "Esto es Cuba papi"

Esto es Cuba papi

Por Claudia Otazua Polo

Foto: Cortesía Leandro Pérez fotógrafo semanario Adelante

Resulta que un buen día estaba Roldán tomando la siesta en su casa, allá en París y una llamada telefónica le interrumpió el sueño. “Oye, ¿estás listo?-le dice Yotuel desde el otro lado de la línea. Necesitó cinco minutos para desperezarse y quince días para que Orishas (que nunca dejó de ser Orishas), estuviera de vuelta en su Isla Bella.

Cantamos por separado e intentamos proyectos individuales, pero cada vez que me subía al escenario solo, el instinto me hacía mirar hacia atrás buscando a estos dos”-así no más, desde la añoranza, explica Roldán que hoy, veinte años después, el trío de música urbana cubano que más discos ha vendido en el mundo vuelva a cantarle a Cuba desde su suelo.

En Camagüey, (siempre al medio), hacen este 15 de junio la segunda parada de su gira nacional que inició en Santiago donde según Yotuel “la cosa ardió”, y culminará el próximo 17 en la provincia de Cienfuegos. “Una gira que se iba a cancelar un día antes, pero que no se suspendió porque están los Orishas allá arriba”-agradece Roldán con la mano al cielo.

Lo que ellos quieren es “cantarles a los chamaquitos de ahora”, “que la gente se chupe los dedos cuando escuche Gourmet”, su disco más reciente. Porque a los Orishas les gusta “escoger el arroz, poner los frijoles en agua desde el día anterior, buscar la carne, adobarla con su limoncito…eso es Orishas. La música de hoy en día es ir a un McDonald.”-y con tal sentencia no pudo hacer Yotuel mejor analogía.

Ese balance difícil de alcanzar entre la música comercializable y la de alto vuelo estético lo consiguió Orishas que no abandonó su estilo de “falta de respeto musical” aunque eso implicara moverse a menor velocidad en los circuitos del arte, aunque significara que para vivir de ello debieran, en cierto momento, salir de su país.

En entrevista al Tosco (José Luis Cortés) le escuché argumentar que Miami era el cementerio de los músicos cubanos, (se refería a los timberos). Salvando las distancias geográficas y musicales, la estancia europea de Orishas le dio profundidad a ese criollismo innato suyo, le dio sentido al concepto identidad que, al definirse como todo aquello que nos distingue, se activa de forma peculiar cuando entramos en contacto con una realidad otra, con una cultura otra.

Nosotros llevamos 20 años demostrando al mundo el valor de la música cubana. Me gustaría que fueran 40 más defendiendo nuestra idiosincrasia”-dice el mulato que compuso el hit La Mordidita para defenderla a dúo con el boricua Ricky Martin.

Desde finales del año ´97 dan los Orishas de qué hablar, Emigrantes, Estilo, A lo Cubano (“botella e´ron tabaco habano”), cuando se escuchan sus discos no se entiende esa preocupación suya de que Orishas sea un grupo más que quede en el recuerdo.

En la conferencia de prensa camagüeyana borraron todo vicio de oficialidad y se comportaron como los grandes, a lo campechano, de tú a tú salieron a la calle luego de improvisar a capela Sastre de tu amor, y allí, en el Callejón de los Milagros le aplaudieron a un ciclista su ranchera improvisada. Porque, caballero, que nadie lo ponga en duda, “el instrumento que toca Orishas, es el corazón.”

Pie de foto: Gourmet, la más reciente producción de Orishas, incluye colaboraciones con Franco de Vita, Silvestre Dangond y Yomil y el Dany con quiénes le ponen al trap un tres cubanísimo.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


cuatro + 5 =