OLYMPUS DIGITAL CAMERA

En la responsabilidad de tener una Cuba mejor

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Camagüey. — La asamblea de la Asociación Hermanos Saíz (AHS) en Camagüey —por donde inició el actual proceso asambleario de la vanguardia artística juvenil cubana— se caracterizó precisamente por el debate profundo y sincero, durante el cual, en contrapunteo bien «caliente»,  sus más de 160 delegados, delinearon , cómo debe crecer cualitativamente en lo adelante la organización en esta geografía cubana. La cita, mediada por el impacto positivo de un Casa del Joven Creador (CJC) en este territorio —Vanguardia Nacional por tres años consecutivos— donde sus creadores no se conforman con lo hecho, devino en un llamado permanente por la calidad indeleble de la obra
juvenil.
En tal sentido, el historiador de arte Alfredo Fuentes insistió en que la organización mantenga un espíritu crítico y estético en todo lo que haga, para resguardar de la banalidad y trivialidad tanto a las nuevas generaciones de artistas, como a su obra. «Es vital —puntualizó— desarrollar una cultura de la crítica de arte en los noveles talentos, que les permita crecer como profesionales», aseguró.
Otros de los temas de mayor resonancia dentro y fuera de un sector que necesita inevitablemente de la promoción para visualizar la obra juvenil cubana, fue abordado por la joven y periodista escritora Yanetsy León González, premio Calendario 2013. «Las instituciones culturales del país aún confunden los diferentes conceptos de promoción y divulgación. Esto —consideró la escritora, también Premio Nacional de Periodismo Cultural Rubén Martínez Villena, en 2011—  indiscutiblemente mella la visibilidad de los artistas y la de su obra».

Agregó León González que existe un descenso en el consumo cultural de calidad en la sociedad cubana, porque también existe una marcada decadencia en las prácticas culturales de calidad dentro de nuestra sociedad. «Sentarnos a repensar por qué los patrones de consumos han cambiado, nos obliga a transformar, desde esa prioritaria calidad, las
ofertas y prácticas masivas culturales, que exigen y demandan de estudios comunicacionales y de la huella del joven creador», reflexionó.

Yeniska Hall Nieves, guionista, productora y presentadora del prometedor Arte Soy, programa televisivo recién estrenado en Camagüey, acentuó que el nuevo espacio, junto a los radiales En Casa con la AHS, de la emisora provincial Cadena Agramonte —y el de su vecina Radio Florida, también nombrado Arte Soy—, expandió el impacto cultural de la AHS, al trasmitirse cada semana la impronta de lo mejor del talento novel agramontino. Sin embargo la artista señaló  la necesidad de aprovechar cada minuto de programación para la promoción de la obra
juvenil, que no todos apoyan ni asumen con responsabilidad, acentuó.

 

Tal consideración deja entrever que aún se requiere de mayor planificación y exigencia de esta organización con sus asociados, quienes durante años demandaron programas para la promoción y actualmente no son utilizados al máximo por quienes los soñaron.

 

El intercambio creador   de los noveles agramontinos fue también mucho más allá de las dinámicas y procesos  sustantivos de una organización que se consolida con proyectos nacidos desde el pensamiento y el talento juvenil. El debate vulneró los muros tradicionales de una CJC que hizo suyo un escenario masivo, de multiplicidad de público que espera por la huella juvenil.

 

Harold Díaz, director del grupo musical Punto de Giro, alertó sobre una dinámica a considerar en lo adelante como prioridad en el trabajo de la AHS en esta ciudad, para asegurar el futuro de la trova en Camagüey: «Tocar las puertas de los preuniversitarios y de las universidades agramontinas, para sumar a sus trovadores hacia el epicentro artístico de la AHS, es sin duda un escenario que espera por nosotros», aseguró. En esta misma línea de pensamiento, el pintor Leonardo Pablo propuso crear en el país una colección de obras de artistas plásticos noveles, que permita no solo la promoción de su obra, sino también enrumbar las dinámicas comercializadoras de la muy genuina y novedosa obra de los plásticos jóvenes cubanos.
Pablo además insistió en «invadir» con propuestas interesantes, atractivas y novedosas, emergidas desde sus colegas los espacios subutilizados y afeados por el paso del tiempo en su ciudad colonial. Tales reflexiones permitieron que Rubiel García González, presidente nacional de la Asociación Hermanos Saíz (AHS) expresará: «La organización, para mantener su condición de vanguardia, debe también conservar la jerarquía de talento en sus asociados y defender la promoción de lo mejor del arte, de la obra creadora joven. Si promovemos un arte auténtico y de elevada profesionalidad y calidad —reiteró— seremos, tanto en el presente como en el futuro, un referente cultural para los creadores cubanos. Se impone —aseveró— integrar el talento novel sin importar el lugar donde se encuentre,
para hacer trascender el buen arte, sin excluir, sino sumando lo mejor del talento juvenil cubano». Y es que los artistas noveles —afirmó García González— «tenemos la responsabilidad social de tocar al amplio público cubano donde se
encuentre y la prioridad de tener una Cuba mucho mejor, alimentada por el arte auténtico que crean sus jóvenes».
Jorge Luis Tapia Fonseca, miembro del Comité Central del Partido (PCC) y su primer secretario en el territorio, expresó la satisfacción merecida de contar con una masa de creadores jóvenes comprometidos por su entorno —la sociedad cubana—, y reiteró que el Partido cuenta con sus creadores para embellecer y enriquecer con proyectos novedosos a Camagüey.
«Vincular a todos los jóvenes artistas a los espacios culturales que surgen en Camagüey también debe ser prioridad de la AHS, porque ella ha demostrado ser de vanguardia. Sin embargo —reflexionó— hay que analizar cuánto más pueden hacer los noveles por su entorno, por Cuba, desde una mejor organización y planificación, y desde la integración de todas las instituciones culturales del territorio al trabajo de los jóvenes creadores, quienes deberán diseñar un paquete artístico–cultural, para el desarrollo cultural de la ciudad», subrayó.
Fernando Rojas, viceministro de Cultura, quien intercambio con los cerca de 200 asociados agramontinos, explicó que la nación cubana se encuentra en un proceso de resistencia cultural por la avalancha de una penetración seudocultural, que imponen el desarrollo vertiginoso de los medios audiovisuales. «Los nuevos escenarios —agregó— exigen de los jóvenes creadores la responsabilidad inmediata de mantener lo mejor de la cultura cubana; su identidad y tradiciones. Para ello —insistió— la AHS tiene que liderar —como lo viene haciendo Camagüey— una vanguardia  comprometida con su proyecto social».
Significó Fernando Rojas que la participación desde la calidad cultural, desde proyectos novedosos, interesantes y de buena factura, formarán la sensibilidad que debe caracterizar al artista cubano, y para eso es imprescindible la participación en el consumo cultural, que sin duda lideran los jóvenes en sus escenarios también culturales. Por eso —aseguró— la AHS debe continuar fortaleciendo sus lazos de integración con el resto de las instituciones culturales, para lograr una implicación masiva de sus noveles talentos en todos los procesos culturales del país.
Durante la Asamblea se ratificó como presidente de la AHS en Camagüey, a Yunielkis Naranjo Guerra, y en esta se presentó la revista digital camagüeyana La Liga, por la poeta, narradora y ensayista cubana, Oneyda González González.



Yahily Hernández Porto

Periodista, corresponsal de Juventud Rebelde.


One thought on “En la responsabilidad de tener una Cuba mejor

Responder a Margarita Porto Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


+ 1 = siete