Jóvenes artistas llevaron su impronta cultural a los niños

En la inconformidad de los «cruzados»

Camagüey. — Como eternos inconformes los «cruzados», como ya se les conoce al numeroso grupo de jóvenes creadores de la AHS, de varias partes del país, y quienes durante el caluroso agosto recorren sitiales distantes de esta extensa geografía agramontina, no se conforman.

Y es que ahora han creado un antídoto contra enfermedades detestables, más si estas se albergan en cuerpillos de niños y niñas: La riza, el canto y los cuentos infantiles regalados por sus autores.

Esta vez una Casita de cuentos, venida desde el vecino Holguín, junto a escritores y trovadores, tomaron por asalto a los hacedores de esperanza: los púberes hospitalizados en las salas de Oncología y Hematología, del hospital pediátrico agramontino Eduardo Agramonte Piñas.

Los jóvenes artistas llevaron su impronta cultural durante su XII Cruzada Literaria no solo a los más pequeños de casa, sino también a sus familiares, médicos y enfermeras, que los recibieron con los brazos del alama; la esperanza, y bajo un tratamiento dotado de una inteligente medicina: la cultura emanada de corazones jóvenes.

No se conforma la Cruzada y ¡ojala que sus protagonistas, los cruzados, nunca lo hagan! La riza de quienes por algún tiempo no reían, fue el mejor regalo de los bisoños artistas, de quienes se saben solidarios a través del arte humano e inteligente.



Yahily Hernández Porto

Periodista, corresponsal de Juventud Rebelde.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


3 − = dos