gfdgdf gdf

En el pentagrama del talento

Sumario: Más de medio centenar de artistas noveles, agrupados en su Café Literario La Comarca, expresaron su inconformidad con la obra sonora más allá de su pentagrama: Al impacto de la música cubana concebida por manos jóvenes.

Sin cortapisas, las palabras del rapero Eliecer Velazco aguijonearon el silencio del muy visitado Café Literario La Comarca de la Asociación Hermanos Saiz, en Camagüey. «Talento hay, deseos sobran, pero hay que continuar apoyando este género que gusta por encima de sus detractores, y no solo con tecnología para los DJ, sino con espacios duraderos; peñas más integrales que sumen a los seguidores del HipHop cubano», dijo el joven Eliezer, mientras reflexionaba: « ¿con lo que tenemos, cuánto más podemos hacer?».

La interrogante de Eliecer abrió el diálogo entre los jóvenes de la Sección de Música de la sede agramontina, como parte del proceso asambleario que desarrolla la vanguardia artística en toda la nación.

Más de medio centenar de artistas, aglutinados en su Café Literario, expresaron su inconformidad con la obra sonora más allá de su pentagrama: Al impacto de la música cubana creada por manos jóvenes.

«Hay que transformar el sentido de algunas peñas que confluyen en nuestra Casa del Joven Creador», razonó el roquero Arnold Paradela, al tiempo que sumó: «Vale soñar con espacios integrales en nuestra casa, que incorporen multiplicidad de géneros musicales, a la vez que su contenido creador sea profundo, muy a lo cubano, genuino;…, que cultive a un público amplio, diverso y sobre todo joven».

El aporte conceptual del roquero Paradela dilucidó a las claras que la AHS, tal cual su esencia renovadora y promotora del más valedero talento novel, tiene que continuar transformándose para atemperarse a los aires innovadores, modificadores, que demanda la sociedad cubana, en medio de un escenario complejo en el que la música −la buena música, de calidad, genuina e identitaria−, es diana del silencio.

Los géneros musicales no deben culpas de sus progenitores; el «artista» o el mal artista. La expresión fue solo una de las perspectivas inmediatas que analizó esta cita cultural, donde autores de múltiples tendencias musicales, apegados a su entorno, defendieron la idea de mantener propuestas atractivas, pero sobre todo de consolidarlas.

Defender espacios en la AHS que brinden e incorporen proyectos capaces de marcar la diferencia más allá de las simples y reiteradas descargas, es camino inmediato para el giro que proponen los noveles talentos.

Razón le sobra a Eduardo Campos, contrabajista del quinteto Santa Cecilia, novel agrupación que cultiva la música de cámara; la clásica, al afirmar que la AHS tiene que convertirse en el espacio para avanzar y desarrollar las tendencias musicales; su amplia diversidad.

«La organización debe proyectarse como escultor de la buena música cubana. Acercarnos a ese propósito reiteró impone estrechar relaciones con las escuelas de arte y abrir el diapasón musical hacia géneros como el Jazz, que no encuentra una prolongada difusión que lo sustente».

Respetar la fusión de géneros tan distantes como el Jazz, el Rap, el Rock, la trova, la música electrónica; hause, es vital para crecer y ejercer el ejercicio profesional del creador, quien debe asumir como desafió permanente la superación.

Al respecto Heidy Cepero, vicepresidenta de la AHS en Camagüey, señaló: «En la superación de los artistas está la vía inmediata para transformar ejemplificó peñas que nutran de buenas experiencias y conocimientos a los artistas».

En esa línea de pensamiento Tamara Castillo, subdirectora del Sectorial de Cultura en el territorio, acentuó: «la sección de música de la AHS es importante para el sector, porque posee una amplia diversidad de géneros y una vida artística muy rica, que permite promover las más disímiles tendencia musicales a escenarios distantes del territorio; comunidades, barrios. Esta apuntó no puede renunciar al conocimiento y a estudios de públicos que sustente la futuras transformaciones», aseguró.

Francisco Almeida Pena, jefe del Departamento Ideológico del Partido Comunista de Cuba en Camagüey, quien presidio este encuentro, valoró que a los jóvenes cubanos y camagüeyanos les desvela el mal gusto la banalidad, «y este empeño ha quedado demostrado».

Agregó: «los jóvenes de esta AHS no se conforman con lo hecho, pues piensan cómo hacer llegar la cultura más genuina y de calidad a todos los espacios culturales del territorio. Ellos sin dudas aseguró constituyen la resistencia cultural que demanda la sociedad cubana actual», significó.



Yahily Hernández Porto

Periodista, corresponsal de Juventud Rebelde.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


cuatro + 5 =