heroe rene 2

El consejo de un Héroe a los jóvenes creadores

Foto: Barbara Suárez Ávalo

«Ese amañado juicio fue nuestra Moncada», así comenzaría el dialogo sincero, profundo y muy coloquial del Héroe de la República de Cuba, René González Sehwerert, con jóvenes creadores de la Asociación Hermanos Saíz e integrantes de la Sociedad cultural José Martí (SCJM), durante la presentación de su libro, Escrito desde el banquillo, el diario de René, en la filial del Instituto Superior de Arte, de esta ciudad.

En la cita el Héroe René González exhortó a los noveles talentos a nunca, por muy difíciles que sean las circunstancia, dejar de crear, «porqué en el propio ejercicio de la creación artística se encuentra una manera profunda de reflexionar sobre la realidad, y un modo decrecer como ser humano en el mundo contemporáneo de la desinformación», enfatizó.

El anecdótico texto, nacido de la promesa que le hiciera González Sehwerert a su querida esposa, Olga Salanueva Arango; ante la imposibilidad de estar juntos durante el largo proceso, describe desde una atrayente lectura, que en víspera del juicio, el gobierno EE.UU trató de chantajear a René con la propuesta de que si no firmaba el acuerdo de culpabilidad; que incluía testimoniar en contra de sus compañeros de causa, Olga sería deportada hacia Cuba.

El luchador cubano explicó que ante su negativa a tan corrompido ofrecimiento, «Olga fue confinada a prisión durante tres meses en condiciones pésimas, deportada una semana antes del juicio y alejada de nuestra hija menor, Ivette».

Así nacería lo que es para no pocos lectores del mundo una muy auténtica carta de amor, convertida en un testimonio inigualable, por las revelaciones que en él se describen; las arbitrariedades expuesta del sistema judicial norteamericano, y por la declaración de González de que su diario, «es el de la victoria de Los Cinco y del pueblo cubano», expresó.

Escrito desde el banquillo… expone además como los héroes sortearon los obstáculos «legales» de una mafia llena de odio y como este caso dejó de ser contra cinco hombres, para convertirse en uno contra Cuba.

El volumen, cuyo contenido es parte de la memoria histórica del Caso de Los Cinco, que a su vez es una impresionable etapa de resistencia de la Revolución Cubana ante la política agresiva de los E.U contra Cuba, fue escrito en tres tomos, publicado por la Editora Capitán San Luis y prologado por Ricardo Alarcón de Quesada.

La obra valorada como una verdadera hazaña intelectual, por las muy difíciles condiciones de encarcelamiento en que fueron escritas las misivas, posee como singularidad las caricaturas de Gerardo Hernández y las ilustraciones de Antonio Guerrero, las cuales de una manera «acogedora» narran las experiencias de Gerardo Hernández, Antonio Guerrero, Ramón Labañino, Fernando González y René González, durante el manipulado enjuiciamiento.

El diario aclara que los cincos ganaron «la pelea» desde el inicio y los acusadores no solo terminaron en el banquillo de los acusados, sino que temieron a las pruebas sostenida por la defensa.

«Los fiscales de Miami le cogieron miedo a las pruebas -enfatizó René- y es por eso que el silencio de medios poderosos, los cuales durante más de medio siglo se dedicaron a denigrar a Cuba, prefirieron silenciar el proceso. Estrategia que tenía por objetivo desviar la atención del pueblo norteamericano sobre las pruebas que permitían entender “las entrañas” del Imperio y de nuestra labor como agentes cubanos», subrayó.

René esbozó lo que los lectores encontrarán en las páginas de Escrito desde el banquillo…, las manipulaciones de un caso amañado, las presiones a las que fueron sometidos y las transformaciones en la opinión de quienes estaban presentes durante el largo proceso, el de mayor duración en estado Unidos en los momentos en que tuvo lugar. Se necesitaron 119 volúmenes de transcripciones y otros 15 solo de narraciones de hechos previos al juicio, más cajas de documentos de pruebas.

Los cinco patriotas cubanos fueron arrestados en 1998 en Estados Unidos, acusados de conspiración para cometer espionaje cuando su tarea era alertar a su patria sobre los planes terroristas de la mafia anticubana asentada en el Sur de La Florida, y condenados a elevadas penas en prisión.



Yahily Hernández Porto

Periodista, corresponsal de Juventud Rebelde.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


9 − tres =