mail.google.com

Desde un Balcón de las Artes

Foto: Reinaldo Pérez Labrada

El Balcón de las Artes en Camagüey no es como otro de los tantos balcones que pululan en toda esta legendaria ciudad.

Se me antoja escribirle unas letras, y no porque sea un súper balcón, bello, extravagante, pomposo… No. Es que su forma amplia y vistosa no solo lo distingue de sus similares, sino que en este se dan las manos arte y recreación, fórmula que muchas veces no encuentra el angular donde confluya la máxima cultural; disfrutar a la vez que enriquecer el espíritu, el alma, el conocimiento.

Resulta que este balcón tiene muy agitado a artistas y público heterogéneo asiduo a la Casa del Joven Creador (CJC) agramontina -única de su tipo de referencia en Cuba-, porque tal cual su nombre lo indica: Balcón de las Artes, ha multiplicado su espacio, su programación, por otros tantos, al ofrecer una amplia y diversa propuesta cultural durante los meses de verano.

Este balcón se alza como el más visitado en todo Camagüey, y desde que inició la jornada estival aquí, los multicolores trajes, la musica cubana, los bailes… se han adueñado del ambiente de este mirador tan peculiar.

En él concurren desde esta semana las noches de viernes, sábados y domingos con la proyección de la Muestra 30 Aniversario, una recopilación de los mejores materiales presentados en las muestras de audiovisuales del Almacén de la Imagen, además de proyectos alternativos para las tendencias culturales abrazadas por un diverso publico.

Desde que en las vísperas del pasado 2 de julio, inicio del verano en Cuba, el Balcón más juvenil, artístico y talentoso, abrazó el arte emanado del talento joven, seguidores de toda la extensa llanura ya se dan cita en él para consumir cultura de la buena, de esa que no está en lata, sino sellada por la creación auténtica e inspiradora, para seguir disfrutando hasta que amanezca.

No es casual entonces que durante esa noche el proyecto sociocultural Golpe a Golpe volviera a brillar, justamente cuando está cumpliendo sus décimo aniversario. A través de los artistas «golpeadores», multiplicados en proyectos como Cine en los Barrios y la Brigada de Jóvenes Creadores, se disfrutó de las raíces más autóctonas, del son, del bolero, de la trova, del rap cubano y de bailes tradicionales, y folclóricos.

Y es que Golpe a Golpe no queda atrás, porque durante los meses de verano llegará a más de 50 comunidades para ofrecer sus espectáculos de variedades. O sea, el «paquete cultural» cubano-camagüeyano.

Desde este balcón, lugar por donde inició el verano cultural en Camagüey, el cual lidera la AHS, se imprime la necesidad de transformar la comunidad desde la cultura con el accionar de la joven vanguardia artística, agrupada en la Asociación Hermanos Saíz (AHS).

La realidad que vive el país impone pensar cuántos balcones del arte más se pueden diseminar por toda este geografía, porque en contextos y ambientes como este es donde comienzan a formarse los valores y principios que sustentan la conducta de hombres y mujeres, que tanto demanda la sociedad cubana.

El Balcón de las Artes en Camagüey reveló que el trabajo que realiza la Asociación Hermanos Saíz; el de promover y proteger lo más valioso del arte hecho por las nuevas generaciones, es valioso porque la labor comunitaria que se desarrolla a través de múltiples proyectos juveniles en Cuba, incluso en puntos geográficos bien intrincados, es la manera de luchar como David, ahora contra un Goliat seudocultural.



Yahily Hernández Porto

Periodista, corresponsal de Juventud Rebelde.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


dos + = 6