OLYMPUS DIGITAL CAMERA

LA AHS, punta de lanza del debate cultural

La actuación de los miembros de la AHS en la sociedad cubana tendrá que ser siempre sobre la base de propuestas culturales genuinas; y caracterizadas por una altísima calidad, como se manifiesta en los diferentes espacios artísticos que se consolidan dentro de esta organización y del mapa cultural del país.

La actuación de los miembros de la AHS en la sociedad cubana tendrá que ser siempre sobre la base de propuestas culturales genuinas; y caracterizadas por una altísima calidad, como se manifiesta en los diferentes espacios artísticos que se consolidan dentro de esta organización y del mapa cultural del país.

Autores: Yahili Hernández Porto y José Luis Estrada Betancourt

Camagüey. — «La importancia principal de este balance recién iniciado en Camagüey es no dejar caer en letra muerta los acuerdos del II Congreso de la organización», informó aquí, Rubiel García González, presidente nacional de la Asociación Hermanos Saíz (AHS), en la Asamblea Provincial de la AHS en Camagüey, la cual abrió este proceso en Cuba.

«Este permanente seguimiento del quehacer cultural de la vanguardia artística juvenil cubana es modo de actuación —agregó García— que hay que mantener y consolidar como sistema de trabajo en las estructuras de la AHS en todo el país.

«El proceso —consideró el dirigente— es no solo el desarrollo del balance de cuanto hemos hecho hasta el presente, en función también de las transformaciones que experimenta el país, sino de cuánto nos falta por hacer, subrayó.

«Este modo de hacer cosas, crear, —reiteró— nos permite el análisis y seguimiento de lo que hacemos y delinear en lo adelante la actuación de la Organización y lo que de ella esperan, no solo sus asociados, sino también la sociedad cubana, que necesita de la vanguardia una propuesta cultura genuina y de altísima calidad».

Rubiel García explicó a JR que entre los propósitos del actual proceso destaca también cómo han emergido soluciones a los principales problemas de los jóvenes creadores, desde el proceso de integración de las instituciones culturales con el quehacer de la AHS, y con la responsabilidad del artista joven para con su sociedad.

«Los creadores noveles poseen una altísima responsabilidad cultural, por ser una vanguardia de empuje que debe impactar en su sociedad con propuestas novedosas, atractivas y de elevada calidad, a la cual no podemos renunciar, y por ser además —insistió— permanentes atalayas cualitativas de todo cuanto sucede en la política cultural cubana, y una organización de contrapartida de las instituciones culturales».

Reiteró que los creadores miembros de la AHS poseen no solo la responsabilidad de participar de la crítica cultural a la que están convocados, sino tienen el deber de proponer soluciones, exhibir, mostrar y poner su obra a disposición de la sociedad.

En balance recién iniciado en Camagüey —refirió—, antecedido por un proceso similar en las sedes provinciales y células de la organización en todo el país, cierra en el venidero mes de diciembre, con el desarrollo del Consejo Nacional Ampliado, momento donde se iniciará una amplia jornada de actividades por los 30 años de fundación de la AHS, a celebrarse en el 2016.

Adelantó que la organización preserva y defiende su principal rol de aglutinar no solo a los jóvenes creadores del país, sino de asumir las nuevas tendencias y géneros artístico—culturales, que en otros momentos no eran bien recibidos; no poseían un espacio dentro del mapa cultural cubano.

Ejemplificó que la AHS abraza proyectos novedosos e interesantes de Rock, Rap, Hip—Hop, DJ productores y del performance, entre otras manifestaciones, que actualmente tienen una visibilidad dentro de ese mapa a partir de eventos y espacios de creación liderados por la organización.

Añadió que desde el debate ético y respetuoso que se instaló con las instituciones culturales del país, en el cual la AHS ha sido punta de lanza, se crearon otros escenarios como la Agencia Cubana de Rock, de Rap y un laboratorio de música electroacústica, que responden a los intereses de los noveles creadores, como parte de una cultura en constante transformación y tan inclusiva y martiana como la política cultural cubana.

«Hoy estamos muy claros —subrayó— hacia dónde vamos como organización juvenil de la vanguardia artística cubana, porque conocemos de dónde vinimos, y esa es la esencia del actual proceso», apuntó.



Yahily Hernández Porto

Periodista, corresponsal de Juventud Rebelde.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


9 − seis =