Reunión de sección 3er Congreso AHS

Brújula del relevo

exto y Foto Yahily Hernández Porto

Camagüey.- No perder la esencia de un arte de juvenil que está resuelto a derrumbar barreras para su promoción y divulgación, así como para su crecimiento creador desde la responsabilidad que le atañe: preservar lo más sagrado de un país; su identidad nacional, fue la brújula que orientó el debate de los jóvenes artistas de la Asociación Hermanos Saíz, de esta provincia, durante el inició del III Congreso de esta organización, justo en la sección de Literatura.

Quien no conozca a estos muchachos y muchachas se cuestionará, -como lo hizo esta reportera-, ¿cuán menguada está la tropa de escribanos jóvenes?, situación contraproducente si se analiza la historia de un ciudad tildada por no pocos escritores de Cuba y del mundo, «cómo Cuna de la Literatura Cubana».

Fue precisamente esta realidad la que promovió criterios en los más jóvenes: «no es solo que seamos pocos en esta sección, es que varios de nuestros colegas se encuentran fuera del territorio, y si a esto le sumamos que los artistas que aman y poseen las cualidades para ingresar a esta disciplina por lo general se descubren ‘tardíamente’, si se compara a esta sección con otras como música y artes escénicas, entonces nos vemos un tanto rezagados», aseveró Evelin Queipo Balbuena, quien además con sus palabras dejó plasmado un planteamiento de varios años, «la necesidad de extender de los 35 a los 40 años de edad la permanencia en la Asociación».

Y es que es precisamente a esta edad, en la que escritores, salvo excepciones maduran su poética, ensayística, prosa y su creación para ejercerlas con calidad, aseguraron varios de los participantes.

Pero independientemente de esta realidad, la joven Queipo Balbuena, quien salió ratificada como jefa de sección de Literatura en la AHS agramontina, ahondó en una reserva de trabajo que puede estrechar las brechas, para crecer con nuevos talentos en una sección que desde mi perspectiva palidece por su poca juventud.

«Hay que buscar la forma de visibilizarnos y estrechar relaciones de trabajo con los jóvenes que están en los talleres literarios, incluso de los municipios, en la carreras universitarias; especialmente la de Letras, y con los Instructores de Arte. En esos escenarios -argumentó- está el relevo de nuestra sección», valoró la multipremiada artista.

Y razón le sobra a Queipo, pues justamente el nuevo crecimiento de esta sección tuvo como origen un taller literario. ¿Cuántos más jóvenes podrían estar esperando por una AHS que los enamore para ingresar con proyectos novedosos y de calidad a esta organización, la cual tiene por esencia escuchar y abrazar a los nóveles talentos de la nación?

Por eso es imprescindible que los nuevos líderes de la AHS tomen como punto de partida este desafió y derriben entonces las tradicionales paredes de una Casa del Joven Creador (CJC), la cual debe sumar no por cantidad sino por calidad; -mantener siempre el principio de la selectividad-, a los noveles talentos.

Otro tópico que ocupó a los asociados fue la falta de crítica en función de la literatura hecha precisamente por jóvenes artistas. Sobre este parecer el Miembro de Honor dela AHS, Reynaldo Pérez Labrada, dijo que la crítica como ejercicio que requiere de mucha ética y profesionalidad demanda ante todo un reflejo y acercamiento a la población juvenil.

No es casual que Ariel Machado Cento, jefe del departamento ideológico de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) en la provincia, insistiera en la necesidad de que los más jóvenes artistas lideraran los principales espacios de la CJC, tal cual lo hacen actualmente los Miembros de Honor, «es vital que los jóvenes asociados se proyecten y lideren espacios de creaciones, para lograr un acercamiento a ese público juvenil», señaló.

Yunielkis Naranjo Guerra, presidente de la filial de la AHS, reconoció el impacto social de la CJC, única de su tipo en Cuba, y muy especialmente el evento de la Cruzada Literaria, proyecto con resonancia en la nación, nacido de esta sección.

Yoandris Ruiz Villalón, primer secretario del comité provincial de la UJC, enfatizó en la importancia de estas asambleas, porque en ellas no solo participan todos los asociados, sino que son el espacio donde se analizan los planteamientos de los artistas jóvenes y se traza el camino para el trabajo futuro de esta Organización.



Yahily Hernández Porto

Periodista, corresponsal de Juventud Rebelde.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


nueve − 1 =