IMG_1546

Andares de la XV Cruzada Literaria por Najasa y la Sierra de Cubitas

La XV Cruzada Literaria, auspiciada por la filial camagüeyana de la Asociación Hermanos Saíz (AHS), llegó hasta dos sitios de presencia extraordinaria en el progama: el municipio de Najasa y la Sierra de Cubitas.

La primera actividad del recorrido fue en la comunidad rural La Belén de –Najasa–, en la cual unas leyendas afirman que por las noches sale en la entrada una mujer fantasma vestida de blanco, y que un güije merodea por las viviendas.

Bajo la sombra de dos flamboyanes contiguos al lado de uno de los recodos de un camino polvoriento, residentes en La Belén disfrutaron de lecturas de textos y de actuaciones musicales.

Un capítulo especial para los niños tuvo la cita, con adivinanzas y canciones.

Después del mediodía, los escritores y artistas viajaron al bosque fósil del yacimiento de Santa Rosa, Monumento Nacional, y sector que reúne un tesoro de la naturaleza: restos de árboles petrificados en un largo proceso de acción de agentes naturales.

Los fragmentos están en varios puntos de una arboleda próxima a un caserío.

La custodia permanente del yacimiento es Iraida Puga, hiperactiva, jocosa y extrovertida, y de 65 años de edad.

Dos días después los “cruzados” se dirigieron a la norteña Sierra de Cubitas, de unos 60 kilómetros de extensión, y mayor zona montañosa de Camagüey.

Los visitantes concurrieron al área protegida de Limones-Tuabaquey, de 1960 hectáreas de extensión, la cual es la de más biodiversidad en la provincia, además de tener sitios naturales de fama nacional, y cuevas con pictografías aborígenes.

El itinerario empezó en Los Paredones, un desfiladero de alrededor de 800 metros de longitud, con sus dos flancos de irregular dimensión, el más alto de ellos de unos 80 metros.

Según criterios científicos es un abra o el cauce abandonado de un río.

La segunda escala fue en el Hoyo de Bonet, una depresión de aproximadamente 300 metros de perímetro y 90 de profundidad, con un microclima, y donde viven desde minúsculas plantas hasta corpulentos árboles, y de una gran cantidad de especies que la convierte en un jardín botánico natural.

En la tercera etapa los visitantes llegaron al Mirador de Limones, a 311 metros de altura sobre el nivel medio del mar, y solo superado por la mayor elevación de la serranía, el Cerro de Tuabaquey (335 metros).

La penetración en la Cueva de las Mercedes, donde hay pictografías indocubanas, resultó el prólogo de la actividad final en el área protegida de Limones-Tuabaquey: la lectura de textos de literatura, e interpretaciones trovadorescas.

Delegaciones de varias provincias asisten a la XV Cruzada Literaria, programada del cuatro al 14 de agosto.




One thought on “Andares de la XV Cruzada Literaria por Najasa y la Sierra de Cubitas

  1. Mariela Pérez-CastroMariela Pérez-Castro

    Aún me duelen los pies. Aún el cansancio de subir, trepar, reptar se asoman en mi cuerpo. Aún recuerdo la sed, el miedo a los lagartos cantarines (hay lagartos cantarines en Limones), y todavía sueño con el tocororo entrevisto en un ramaje de Los Paredones, la cartacuba que nos seguía curiosa y nunca se dejó fotografiar, los anélidos disparadores de ácido sulfúrico… La reserva Limones-Tuabaquey es un paraízo agotador, pero digno de recorrerse. Y trovar y leer poemas después, el mejor regalo que pudiera hacerse la Cruzada Literaria en sus quince años de dar tumbos por los lugares más intrincados.

    Responder

Responder a Mariela Pérez-Castro Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


dos + = 7